Yoga maternal posparto

55,00  IVA incluido

Maternar es una revolución para cuerpo, mente y alma. El yoga es la disciplina que permite trabajar estas tres partes por igual y devolver el equilibrio entre ellas.

A quién va dirigido: Mamás acompañadas o no de su bebé

Fechas: Del 1 de Octubre del 2021 al 21 de Junio del 2022.

Horario:  Miércoles de 10:30h a 11:45h

Agotado

Categoría:

Descripción

¿POR QUÉ YOGA EN EL POSPARTO?
¡El parto es una revolución! Necesitas tiempo para poder recuperarte a nivel físico y emocional y para asumir e integrar todos estos cambios. La práctica de yoga te ofrece calma, te muestra lo que hay, para que integres y vivas aquello que sientes. El posparto es un gran momento de cambio que puede ser el más profundo y sanador de tu vida. Entra de lleno en el viaje de la maternidad…busca tus herramientas, como el yoga, para no transitarlo despistada, ofuscada o con miedos.

BENEFICIOS
El yoga te permite volver al cuerpo. Durante el postparto es común no reconocerlo, está entregado totalmente al bebé, puesto que la maternidad se vive con el cuerpo. Tu práctica de yoga será ese espacio de reconexión con tu cuerpo al que le ofrecerás una recuperación física no invasiva, centrada en fortalecerlo y flexibilizarlo.
Tu práctica de yoga estará ahí para devolverte a ti misma y para encontrar el equilibrio entre cuidar y cuidarte. La práctica de yoga es un tiempo para tomar la energía que normalmente gastas en el mundo y volverla hacia dentro para nutrir cuerpo, mente y alma. Es como una forma de automaternarnos.
Además de ser un espacio para trabajar cuerpo y mente, tu práctica de yoga también se convierte en una reunión de apoyo entre mamás. Y, si practicas con tu bebé, encontrarás un espacio para conectar con él y disfrutar de lo que sois en ese momento….¡que el tiempo vuela!

PREGUNTAS FRECUENTES
¿CUÁNDO PUEDO EMPEZAR? A las 2 semanas desde el parto podemos trabajar asanas sencillas pero completas para comenzar a movilizar el cuerpo. Para trabajar la respiración nunca es demasiado pronto 🙂
¿ES UNA PRÁCTICA PARA MÍ O PARA MI BEBÉ? La sesión está pensada para ti pero es a la vez un espacio de amor compartido con tu bebé. Algunas asanas le involucrarán pero el centro de la práctica eres tú. Seguro que habrá momentos en los que no existirá espacio para las asanas (posturas). Pero, recuerda, un bebé es yoga en tus brazos.
¿Y SI NO SOY SUFICIENTEMENTE FLEXIBLE? Tu práctica de yoga ha de quedar libre de “tengo que” (ser flexible, desconectar, relajarme…). Liberar la práctica de obligaciones autoimpuestas es un ejercicio perfecto para la maternidad. Justamente se llama “práctica” de yoga porque consiste en practicar y practicar. Es como un entrenamiento. Los “tengo que” pueden llegar o no pero, como casi todo en la vida, lo importante es el camino, no el fin.
¿YOGA O PILATES? El yoga trabaja la conexión cuerpo-mente pero también tiene en cuenta que somos emoción y espíritu. Es un trabajo de consciencia corporal que, además, incluye al bebé en la práctica. Trabajamos con respiraciones completas alargando y profundizando al máximo en cada respiración. Los movimientos son amplios y envolventes, con transiciones armónicas, como un gran movimiento continuo guiado por la respiración.